Seleccionar página

Cascina Corte

Denominaciones:  Dogliano Classico DOCG, Dogliani Superiore DOCG
Variantes: Dolcetto
Viticultura: Orgánica certificada
Fundado en: 2001
Producción anual (en botellas): 15,000

Productor

Conocí a Sandro Barossi y su esposa en 2013 cuando me quedé en su hermosa y cuidadosamente restaurada casa de campo del siglo XVIII, rodeada de viñedos, escondida en las colinas de la pintoresca Dogliani, un rincón del Piamonte famoso por la calidad de sus uvas dolcetto. Siempre recordé los vinos de Cascina Corte como brillantes y encantadores, y me emocioné cuando, años más tarde, presenté a Gonzalo y Sandro y acordamos conjuntamente que los vinos de Cascina Corte eran tan deliciosos como los recordaba.

Cuando Sandro dejó una larga carrera en Slow Food para dedicarse a la vinificación, trajo consigo un profundo compromiso con la agricultura orgánica que enriquece y respeta la tierra. Sandro busca mantener la salud de las vides con soluciones totalmente orgánicas, utilizando solo verdigris y canteras de azufre. No se usa estiércol en las vides, y nunca fertilizantes químicos. En las palabras de Sandro: «No pretendemos ser fundamentalistas orgánicos, sino que nos inspiramos en ciertos principios de la agricultura biodinámica y la agricultura orgánica. En el centro de nuestra atención está la fertilidad de la tierra, que cultivamos a través de la introducción del abono verde.» Amén! Los viñedos se encuentran en las colinas de San Luigi, una de las áreas principales para la producción de Dogliani DOCG. El nombre Dogliani se considera una mutación de Dolium Jani, que significa «la jarra de vino de Janus». Esto sigue una leyenda de que el dios romano Janus visitó la ciudad para probar sus vinos, almacenados en esos días en dolia (vasijas de barro). Los viñedos se remontan a finales de los años 40 y producen alrededor de 45-50 quintales por hectárea. La mayor parte de los viñedos está dedicada a la uva dolcetto, con el resto plantado con barbera.

Sobre los Vinos